Conectando con el yin, la energía femenina de recibir


Conectando con el yin, la energía femenina de recibir

Hace algunos años iba yo en el avión cuando noté que alguien –seguramente el pasajero antes de mí– había dejado una revista. No recuerdo si era Time o Newsweek, pero la empecé a leer porque, sí, soy de esas millenials chapadas a la antigua que todavía gusta de leer en papel. Anyway, hojeándola llegué a un artículo súper interesante.

Se trataba de dos científicos que vivían en África y tenían una hija. Era tal su repele hacia el machismo, que a la niña –desde recién nacida– la mantuvieron alejada de todo aquello rosa, cursi, cute y girly. Incluso se fueron al otro extremo. La vestían de azul, tenía el pelo corto y para jugar sólo le compraban carritos y tráilers, no muñecas.

El artículo narra cómo, una noche, al entrar la madre a la recámara de la niña, ésta le dijo: “Ssshh, no hagas ruido, los tráilers están dormidos”. Los juguetes estaban dulcemente acomodados sobre la cama, tapados, y ella les estaba cuidando el sueño.

La mamá –científica y “feminazi”– se traumó. “¿Cómo puede ser?, ¿Por qué habría de tener esa actitud tan maternal hacia sus juguetes?”, pensó. Esto la llevó a un despertar de todo aquello que conocemos como “energía femenina” y “energía masculina”. Se dio cuenta que no era un choro inventado por la sociedad; que los instintos –femenino y masculino– eran algo real.


Hace un par de años, mi ex novio y yo fuimos a Querétaro a tomar un curso con la coach Éricka Amezcua, que se llamaba “Responsabilizándote por el amor que anhelas”. Nuevamente escuché los términos antes mencionados y fue muy curioso que, para finalizar, a las mujeres nos dieron una clase de movimientos sensuales (por no decir “teiboleros”) y a los hombres se los llevaron a gritar a otro lado. Literalmente a gritar: “Yo puedo”, “Soy fuerte”, “Soy protector”, “Libertad”, etc. Estos ejercicios, según me explicaron, eran para que cada quien conectara con su verdadera esencia.

A mí me confunde cuando escucho que “hombres y mujeres somos iguales” porque siento que le falta el adjetivo “en dignidad”. Somos iguales en dignidad, pero ni física ni emocional ni mentalmente hablando, ¡comprobado por la ciencia! En la Kabbalah se dice que la mujer es la vasija y el hombre es la luz. La mujer recibe y el hombre da. No es que nosotras seamos parásitos que necesitan que alguien nos mantenga; va más allá, es cuestión de energía.

Recientemente le pregunté a mi doctor del inconsciente acerca de esto y me dijo que sí eran ciertas estas fuerzas y que incluso venían de una consciencia ancestral. En la Biblia, al que Dios castigó con “trabajo” es al hombre, ¿no? Mientras que a la mujer le dijo que “iba a parir con dolor”. Y que me digan las mamás si no duele tanto que hasta el cerebro lo bloquea (literal por eso seguimos teniendo hijos, sino ya nadie querría).

 

Hablar sobre energía femenina y masculina me ha metido en un par de problemas, pero creo que es sano reconocerlas para poder conectarnos con nuestra verdadera esencia.

 

La cuestión es que hoy en día este tema es delicado porque, en general, ni a los hombres ni a las mujeres nos gusta que nos digan que “no podemos”. ¿Que no puedo ser ingeniera? Ahí están 15 niñas en la Anáhuac estudiando Ingeniería Industrial (seguimos siendo minoría pero hay quien se atreve). ¿Que no me puede gustar el rosa? Y vemos a hombres súper masculinos luciendo muy guapos con sus camisas rosas. Por eso este tema es tan polémico. Porque cuando le decimos a una chava con mucha energía masculina que sería lindo que usara vestidos, usualmente reacciona a la defensiva. Y no es que quiera ser grosera, es simplemente que está defendiendo su derecho “a usar pantalones”.

 

YING Y YANG EN PERFECTA ARMONÍA

La energía femenina es alegre, expansiva, espontánea, intuitiva, delicada, emocional y creativa, contrario a la masculina, que es más de protección, lógica y razonamiento. A ellos les gusta perseguir, cazar. ¡Les gusta! ¡Lo necesitan! Que conste que no estoy hablando de “jugar” (el famoso dating game que tanta flojera me da), pero sí hay que dejar que nos conquisten, darles el placer de complacernos.

Ahora bien, si tú que me lees coincides conmigo en el tema de las energías, hay tips muy básicos que nos ayudan a conectar con nuestro lado femenino, sobre todo si te desenvuelves en el mundo corporativo, donde hay MUCHA energía masculina, porque tenemos gente a nuestro cargo y no está bien visto mostrar nuestros sentimientos. Ojo que tampoco digo que seamos unas drama-queens en la oficina; el balance siempre será nuestro mejor amigo.

Consejos prácticos para conectar con la energía femenina:

  • Cuidar una planta (si es un animal, aún mejor)
  • Bailar (o cualquier actividad artística)
  • Estar en contacto con la naturaleza
  • Usar vestidos y faldas (pants detox)
  • Pasar una tarde con las amigas
  • Escribir un diario

Esto último lo puedes cambiar por grabar notas de voz, muy al estilo de “Felicity”, el punto no es tanto la escritura como la reflexión. Lo de los vestidos –y tacones– es porque literalmente cuando los usamos nos paramos, nos sentamos y hasta nos sentimos diferente, ¡más femeninas!

Así que chicas, ¡exploremos nuestra feminidad! Vamos a vivirla, gozarla, aprovecharla, disfrutarla… ¡Es increíble ser mujer! ¡Es un privilegio! Te invito a experimentar la vida desde nuestra esencia, seguro la pasamos mejor a que si ocultamos todas nuestras bendiciones con tal de ascender la escalera corporativa o evitar que nos lastimen. Lo que tiene que pasar, pasará. Hay que conectarnos con nosotras mismas y confiar que nuestra verdadera naturaleza es recibir, ¿y quién no quiere tenerlo todo? ¡Estamos listas! Sólo tenemos que creerlo y abrirnos para dejar que el destino, Dios o como le llames a aquello que consideras divino, nos sorprenda.

 

Artículos recomendados:

 

Mis redes sociales:
Ig y Tw: @BiancaPescador
Fb: @BiancaPescadorFreelance
Web: biancapescador.com

Este texto forma parte de la 2da edición de Bloggers Unidas, da click para leer los demás:

 

BiancaPescador
About me

Mazatleca de origen y chilanga de corazón. Desde chica mi pasión es escribir, bailar y leer. Me encanta tomar cursos de todo. He trabajado en periódicos y revistas, donde descubrí que el mundo de la belleza es fascinante… De ahí nace este blog, mi espacio de inspiración para vivir cada día mejor, mejor y mejor.

YOU MIGHT ALSO LIKE

Lee a Nelly Potenciano ¡en mi blog! #guestblogging
March 31, 2017
Lo que me enseñaron de ser mujer (y lo que yo he aprendido)
March 01, 2017

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario